Blog

Centenario de los Parques Nacionales Españoles. Felicidades!

Centenario de los Parques Nacionales Españoles. Felicidades!
Los Parques Nacionales Españoles celebran durante 2018 la creación de los dos primeros parques que se constituyeron con una agenda de eventos y actividades

La historia de los parques nacionales españoles se remonta al año 1916, fecha en la que se aprobó la primera ley de parques nacionales que constaba solo de 3 artículos. Esta nueva normativa puso a España a la vanguardia de los países modernos, que ya habían reconocido este tipo de entidades naturales como representativas de su intención de salvaguardar su patrimonio para las futuras generaciones.

Solo 2 años después de la promulgación de esta ley se aprobó la creación de los dos primeros parques del estado, el de las montañas de Covadonga, actualmente Picos de Europa y el de Ordesa, actualmente Ordesa y Monte Perdido.

Sin embargo, se produjo un largo impasse que no finalizó hasta el año 1954, fecha en la que se crearon los parques del Teide y Caldera de Taburiente. Progresivamente y después de esa fecha se fueron agregando de manera paulatina a la Red de Parques Nacionales los parques de Doñana, Tablas de Daimiel, Timanfaya, hasta llegar al número de 15 que existen en la actualidad.

En el año 1957 se produce un salto hacia la modernidad, incorporando en la nueva Ley de Montes, que derogaba la antigua ley de 1916, criterios medioambientales y no solo paisajísticos o históricos.

De esta manera parques como el canario de Garajonay, constituido de los años 80, se pudo incorporar como una de las mejores representaciones mundiales del ecosistema de la laurisilva.

Una de las características más relevantes de este conjunto de espacios naturales es la diversidad que existe entre ellos. En la misma red coexisten espacios marinos, con alta montaña, humedales, terrenos volcánicos y extensiones de escasamente 3.000 hectáreas, con otras que superan las 60.000 y que se extienden por varias comunidades autónomas.

La principal razón para que no exista en un país tan amplio como el nuestro una red más abultada de parques nacionales es la exigencia normativa para la creación de un nuevo parque, que impone criterios muy estrictos.

Recorrido desde 1916 hasta la ley 30/2014 de 3 de diciembre

En estos escasos 100 años de desarrollo legislativo, que comenzaron con la Ley de 7 de diciembre de 1916, se ha producido un recorrido regulatorio destinado a ampliar y mejorar tanto la organización y administración de las entidades como su mejor protección ambiental.

Un hito en este camino es la Ley 5/2007 de 3 de abril, mediante la que se crea la Red de Parques Nacionales, cuyo objetivo es la integración de los parques en un ente representativo de todos, para salvaguardar este patrimonio medioambiental. Mediante esta norma además se crea el Plan Director, que es la herramienta de planificación y ordenación básica de los parques.

La última reforma legislativa data del año 2014 (Ley 30/2014 de 3 de diciembre), ya durante el reinado de Felipe VI, y ha supuesto la organización de los parques como sistemas integrados dentro de la Red de Espacios Naturales, superando según indica la ley en su preámbulo la desconexión entre los parques.

Esta última reforma también intenta unificar las visiones ambientales y económicas, que tradicionalmente habían sido opuestas entre sí, y que habían supuesto en algunos casos la desvinculación de las personas y el territorio, impidiendo la realización de cualquier actividad que supusiera una minusvaloración de los recursos de los parques.

La Red de Parques Nacionales como herramienta de cohesión

Un claro ejemplo de la diversidad territorial de nuestro país es también la diversidad paisajística, natural y de ecosistemas, que abarca desde flora y fauna de alta montaña, pasando por entornos fluviales llegando incluso a parajes insulares. Esta complejidad se refleja en los diferentes y ricos parques naturales de nuestro país.

Según se fue incrementando la Red de Espacios Naturales se vio la necesidad de crear un nexo de unión y coordinación entre ellos, para facilitar la interpretación del público como un todo y no como espacios inconexos.

A raíz de la normativa promulgada en el año 2007 se creó la entidad Red de Parques Nacionales, constituyendo a su vez, mediante real decreto, el Plan Director.

Esta herramienta ha servido para impulsar la imagen de los parques fuera de nuestras fronteras como un todo unificado, permitiendo dar una imagen mucho más diversa de la ecología de nuestro país.

Gracias al impulso de la Red de Espacios Naturales se ha conseguido integrar la actividad humana, entendida como investigación, formación, uso público y sensibilización, en la utilidad de estos espacios.

Diversidad como elemento de valor

Debido a la diversidad de entornos de los parques es complejo dividirlos en grupos para valorar en conjunto sus características, y reflejar cuáles son sus aspectos más interesantes, tanto para el visitante como para los ambientalistas. Una posible división sería la siguiente.

Los parques marítimo-terrestres

Este subconjunto está formado por dos parques, que, aunque guardan ciertas similitudes pertenecen a entornos climáticos totalmente diferentes. El Atlántico y el Mediterráneo.

El Parque Nacional de las Islas Atlánticas en Galicia presenta ricos ecosistemas oceánicos, en los que están presentes los acantilados y los fondos de arena y rocas. Por su parte el Parque Nacional de Cabrera es muy representativo de su insularidad, contando con muchas especies endémicas.

Los parques peninsulares

Otra subdivisión que podríamos realizar en los parques de España es la de aquellos que se encuentran dentro de la geografía peninsular y fuera de la costera. Aquí también podemos hablar de una amplia diversidad de ecosistemas y paisajes, contando con ejemplos como el de Ordesa y Monte Perdido en los Pirineos, las Tablas de Daimiel como humedales en la meseta, o las marismas de Doñana a medio camino del Atlántico y del Mediterráneo.

Los parques nacionales canarios

La Comunidad Canaria es la más importante en número de parques, ya que alberga 4 en su territorio, y también en diversidad entre, ellos teniendo prácticamente como único denominador su entorno volcánico y su clima subtropical, que se ve plenamente influenciado por la altitud y la orografía de las islas.

Por otros 100 años de conservación

Aprovechando el evento centenario de la creación del primer parque nacional el 1918, el Organismo Autónomo de Parques Nacionales ha creado una agenda de eventos para este año, mediante los cuales celebrar el hito de conservación medioambiental alcanzado por el país

El centenario se fundamenta en la esperanza de que este espíritu perviva durante al menos 100 años más, para que la sociedad sea capaz de entregar a las generaciones futuras un entorno único de biodiversidad y poner en valor la riqueza medioambiental.

El 3 de julio Su Majestad el Rey Felipe VI celebró un acto conmemorativo de los 100 años de los parques nacionales De Picos de Europa y Monte Perdidos en el salón del pleno del Senado 100 años después de que el senador Pedro Pidal promoviera la ley en la cámara, que dio origen a los parques nacionales tal y como los conocemos. El rey en su discurso reforzó su compromiso y el de toda la sociedad española con el mantenimiento y conservación de estas joyas de la ecología.

Además del apoyo institucional de entidades como La Corona y el Senado los 100 años de existencia de los parques nacionales han estado presentes en multitud de eventos, como por ejemplo La Feria Internacional de Turismo de Observación de la Naturaleza, La Feria del Libro de Madrid, El Congreso Internacional de las Montañas CIMAS o el World Protected Areas Leadership Forum, celebrado en Israel.

Los parques nacionales enraizados con la sociedad

Las visitas a los parques nacionales superan anualmente la cifra de los 10 millones, mientras que la población asentada en su territorio o aledaños está próxima al millón y medio.

Estás cifras no hacen sino incidir en la influencia que tienen en la sociedad actual la idea de la conservación medioambiental. La pervivencia de los parques nacionales viene a reflejar el compromiso de la sociedad española para mantener el entorno y al mismo tiempo hacerlo compatible con la vida de las personas que habitan en esos espacios.

En un marco global en el que el cambio climático está suponiendo el retroceso tanto de especies vegetales como animales en su hábitat, y la irrupción de especies invasoras, es muy importante conocer, respetar y aprender de la conservación que se realiza en estos espacios protegidos.

La conservación es un objetivo primordial, pero también lo es la unión con los intereses de los habitantes de las zonas donde se asientan estos espacios. los pobladores deben sentirse unidos, vinculados y cercanos a sus territorios, evitando generar tensiones en la vida cotidiana, es por esto que el objetivo es llegar a una situación en la que las personas y el medio de ambiente vivan en sintonía.

Los entornos de los parques nacionales no pertenecen al pasado, tampoco pertenecen al futuro. Son las generaciones presentes las que deben guardar y conservar este tesoro que ha sido recibido de las manos de aquellos que hace 100 años tomaron la iniciativa de entregárselo. Y es que los Parques Nacionales Españoles no solo están valorados dentro de nuestro territorio, sino que son uno de los principales atractivos turísticos para el público internacional.

Es responsabilidad de todas las personas, tanto dentro como fuera dos entornos, el mantener este compromiso para las generaciones futuras demostrando que la sociedad española es capaz de comprometerse por otros 100 años.