Universidad Rey Juan Carlos Centro Colaborador de la Universidad Rey Juan Carlos

Blog

Trabajadores a tiempo parcial: ¿cómo paga el FGS?

Trabajadores a tiempo parcial: ¿cómo paga el FGS?
En caso de insolvencia o concurso de la empresa, el FOGASA paga a los trabajadores de esta que están a tiempo completo. Pero ¿y si están a tiempo parcial?

El FOGASA tiene su origen en la Ley de Relaciones Laborales de 1976. Sin embargo, ha sufrido adaptaciones posteriores contempladas en el Estatuto de los Trabajadores de 1980 y en el Real Decreto 505/1985, sobre organización y funcionamiento del Fondo de Garantía Salarial (esta es justamente su denominación completa).

Se trata de un organismo administrativo autónomo que, no obstante, está adscrito al Ministerio de Trabajo y Seguridad Social. Tiene, por tanto, personalidad jurídica propia y capacidad de obrar siempre que se atenga a lo estipulado en el artículo 33 del citado Estatuto de los Trabajadores. De hecho, su ámbito de actuación es toda España, con supremacía sobre las comunidades autónomas aunque estas tengan transferidas competencias en materia de empleo.

Pero más importante es su finalidad. Como su propio nombre indica (Fondo de Garantía Salarial), es la de abonar a los trabajadores los salarios pendientes de pago a causa de insolvencia o concurso de la empresa donde prestasen sus servicios. Para ello, se financia principalmente de las cotizaciones que los empresarios hacen a tal efecto con carácter mensual por el personal que tienen contratado por cuenta ajena. El tipo que se aplica a estas es del 0,20 % sobre la base por contingencias profesionales. Igualmente, medios secundarios de financiación de este organismo son las partidas que a tal fin se determinen en los Presupuestos Generales del Estado, así como las rentas obtenidas de su propio patrimonio.

Menos conocida, por otra parte, es otra función del FOGASA: la de ayudar a las empresas en caso de lo que se denomina insolvencia técnica. Consiste en subvencionar a aquellas de manera temporal cuando se encuentren en peligro de cierre para que se mantengan sus puestos de trabajo.

En definitiva, la función de este organismo es brindar cobertura económica tanto a los trabajadores que sufran impagos de salarios o indemnizaciones como a las empresas cuando se hallen en situaciones temporales de insolvencia.

¿Cuándo y cuánto paga el FOGASA a trabajadores a tiempo parcial o completo?

De acuerdo con todo lo dicho, para que el Fondo de Garantía Salarial abone los importes que corresponden a los trabajadores, deben cumplirse los siguientes requisitos:

  • Que la empresa en cuestión haya acreditado sus insolvencia ante los tribunales o haya entrado en concurso de acreedores.
  • Que las nóminas impagadas sean reconocidas mediante acto de conciliación o resolución judicial. Es decir, no basta con que no se hayan abonado, sino que esa deuda ha de ser reclamada por vía legal.

Por otra parte, el fondo tan solo paga los conceptos salariales. Quiere esto decir que los pluses que a veces acompañan a las nóminas no se hallan contemplados. Por ejemplo, las dietas de desplazamiento o el plus para ropa laboral.

¿Cuánto paga el Fondo de Garantía Salarial?

Las cuantías de las cuales se hace cargo el FOGASA tienen unos límites que suelen marcarse cada anualidad. No obstante, en términos absolutos, el importe máximo a abonar es dos veces el salario mínimo interprofesional. Como referencia, se toma el que esté en vigor cuando se produce la insolvencia de la empresa, y en el importe a indemnizar se incluye la parte de las pagas extraordinarias en proporción al número de días objeto de liquidación. Es decir, puesto en números, para 2018, serían 57,24 euros por día pendiente de pago. Así mismo, hay establecido un máximo de 120 días.

Por tanto, da lo mismo que un trabajador cobre, por ejemplo, cuatro veces ese sueldo mínimo. Solo recibirá del fondo el citado salario multiplicado por dos y no por cuatro. En definitiva, se trata de una forma de que el empleado no pierda todo el dinero que se le adeuda por parte de la empresa cuando esta se ve abocada al cierre o al concurso.

Todo ello viene estipulado en el artículo 33 del Estatuto de los Trabajadores, norma que rige las relaciones laborales entre empresarios y empleados en nuestro país. Pero se refiere a los contratos a tiempo completo. Nada especifica respecto a los que se suscriben a tiempo parcial. Por tanto, cabría preguntarse qué ocurre con aquellos trabajadores que están contratados, por ejemplo, a media jornada.

Siguiendo una argumentación lógica, se diría que tienen derecho al cobro de dos veces el salario mínimo interprofesional durante 120 días, pero dividido por dos, en correlación con el horario laboral que tienen. Sin embargo, la lógica y los procesos legales a veces no van de la mano porque existen lagunas no contempladas en la norma.

Por ejemplo, cabe pensar en un trabajador a media jornada al que la empresa adeuda un año entero de salarios. Aunque su sueldo sea cuatro veces el mínimo interprofesional, solo cobraría el importe resultante de multiplicar por dos el salario mínimo diario y el resultado por 120 días para luego dividirlo entre dos. Traducido a números, 3434,4 euros.

En caso de otro empleado de la misma empresa, pero con contrato a jornada completa aunque su sueldo solo es tres veces el mínimo (menos, por tanto, que el anterior). Y que a este solo se le deban 200 días de salario. En su caso, la indemnización sería de 6868,8 euros, es decir, el doble que la del primero. Aunque trabajase a jornada plena, ¿cómo es posible que este cobre el doble si se le deben menos días y su sueldo era inferior?

Interpretación de los tribunales de las prestaciones y límites en cuanto a los pagos del FOGASA

El mencionado de ejemplo muestra lo que venía haciendo el FOGASA. Pero le llovieron demandas en los tribunales. Quienes se encontraban en la situación del primer trabajador citado reclamaban que el FOGASA les abonase más dinero. Y los jueces empezaron a darles la razón. Siguiendo el principio de que, si la ley no distingue, no puede haber diferencias, fueron varios los juzgados que sentenciaron contra el organismo estatal. Indicaban que tal distinción era discriminatoria para estos trabajadores.

En ese sentido se pronunciaron, por ejemplo, los Tribunales Superiores de Justicia de Galicia, en sentencia del 13 de noviembre de 2014, y de Cataluña. Este último lo hizo incluso en dos ocasiones: resoluciones del 6 de octubre de 2015 y de 2 de marzo de 2016. Se establecía así una cierta inseguridad jurídica, ya que, en función del tribunal que viera el caso, el demandante podía recibir sentencia favorable o contraria a sus aspiraciones.

El Tribunal Supremo sienta jurisprudencia

Finalmente, en resolución de 20 de junio de 2017 a cargo de su Sala de lo Social, el Tribunal Supremo ha dado la razón al FOGASA. Y, con ello, unifica la doctrina que debe regir para el asunto de los pagos a realizar por este organismo a los trabajadores a tiempo parcial.

A grandes rasgos, el alto tribunal ha señalado que el trabajador a tiempo parcial debe recibir del FOGASA la cantidad proporcional a sus horas laborales. Dicho más claramente, si su contrato es a media jornada, el importe que debe percibir es la mitad que si estuviera a jornada completa.

Para verlo mejor, basta poner el ejemplo del caso que ha servido al Tribunal Supremo para sentar jurisprudencia. Se trataba de una empleada que tenía contrato de media jornada y llevaba seis años en su empresa. Fue despedida de forma improcedente y reclamó a esta. Pero, cuando lo hizo, la empleadora declaró su insolvencia.

En consecuencia, se dirigió al FOGASA, quien le reconoció el derecho a percibir la indemnización que aporta este organismo. Para calcular el importe de la misma, aplicó lo establecido en el artículo 33 del Estatuto de los Trabajadores. En consecuencia, resolvió pagarle el doble del salario mínimo interprofesional por los días a que tuviera derecho. Pero le redujo el importe final al 50 % argumentando que estaba contratada a media jornada. Ante este hecho, la trabajadora reclamó por vía judicial hasta llegar al Supremo, que terminó dando la razón al FOGASA.

No obstante, se da la circunstancia de que el alto tribunal, en sentencias de mayo de 1998 y septiembre de 2011, ya se había pronunciado de manera parcial sobre este punto y en el mismo sentido. La diferencia es que en la resolución de junio de 2017 lo hizo de forma completa, taxativa y que sienta jurisprudencia.

Conclusiones prácticas

A modo de resumen, cabe señalar que los trabajadores a tiempo parcial tienen tanto derecho a percibir indemnización por parte del FOGASA como quienes están a jornada completa. Y el cálculo de la misma debe seguir los parámetros que marca el artículo 33 del Estatuto de los Trabajadores para ambos. Es decir, un máximo de dos veces el salario mínimo interprofesional y de 120 días trabajados.

Sin embargo, y como ha marcado el Tribunal Supremo en sentencia del 20 de junio de 2017, hay una diferencia. Consiste en que el trabajador a tiempo parcial verá reducida su indemnización de forma proporcional a su jornada laboral. Por seguir con el ejemplo que se mostraba anteriormente, si estuviera contratado a media jornada, cobraría el 50 % del importe resultante como indemnización por parte del FOGASA. Lo contrario, según ha expuesto el alto tribunal, supondría una discriminación para los trabajadores a tiempo completo.